El futuro de la tienda tradicional II

Estamos inmersos en el proceso de transición hacia un enfoque omnicanal y como ya comentamos en la entrada “El futuro de la tienda tradicional I” del 19 de abril la integración de la tienda online y tienda física es clave para el futuro del comercio.

En Europa más del 27% de las empresas ya están utilizando sus tiendas físicas para finalizar los procesos de compras online. La clave es que los minoristas que ofrecen a sus consumidores online la posibilidad de recoger sus pedidos en tienda, pueden beneficiarse de que estos realicen una compra adicional en el momento de hacer la recogida y como demuestra el UPS Pulse of the Omni-Channel Retailer, esto ya ocurre ya que tres de cada diez consumidores online han realizado compras adicionales durante el momento de recogida de su compra online.

Por lo tanto, las prácticas comerciales que se utilizan exclusivamente para los comercios online, deberán actuar e interrelacionarse con las tiendas físicas para ser aplicadas en las mismas. El cliente actual, acostumbrado a un mundo digital, demanda a los comercios que tengan presencia en la red, pero a su vez que traspasen lo digital y que mantengan el modelo de tienda “física”. Y aunque para algunos pueda parecer contradictorio, vivimos en un mundo de interconexiones en el que experimentamos constantes fusiones entre procesos online y offline y es aquí donde la omnicanalidad tiene cada vez más importancia.

En la parte de las compras ocurre lo mismo. Los minoristas deben satisfacer las necesidades de sus clientes y aportarles valor tanto en su oferta online como en su red de tiendas. En este sentido, no tenemos que tratar la tienda online y la tienda física de formas independientes sino adoptar una estrategia común que satisfaga las preferencias y exigencias que demandan hoy los compradores omnicanal.

En este sentido, es importante indicar que los nuevos consumidores esperan encontrar esta flexibilidad tanto en grandes cadenas como en los pequeños comercios de barrio. Por ello, los  minoristas deberán adaptar y gestionar sus sistemas logísticos, y sus modelos de negocio, integrando la tienda como parte del sistema omnicanal y de esta forma conseguir la fidelización de sus clientes y así alcanzar el éxito de sus negocios.

En conclusión a este grupo de dos artículos hablando sobre el futuro de la tienda tradicional podemos concluir que de momento, las tiendas físicas, para satisfacción de muchos consumidores entre los que me incluyo, seguirán formando parte importante de nuestras ciudades.

Eso sí, dejarán de existir tal y como las conocemos hoy y necesitaran renovarse y adaptarse a la omnicanalidad para poder progresar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *